La antigua asistente de Michael Douglas ha declarado que el actor de masturbó delante de ella durante una reunión en su apartamento, y que siempre utilizaba un "constante diálogo profano y cargado sexualmente" en su productora.

Susan Braudy, que es ahora una escritora y periodista, trabajó para Stonebridge Productions en los 80. La mujer ha confesado que se sintió "humillada" después de que Douglas presuntamente se tocara sin su consentimiento en su reunión privada, que trataba sobre un guion para una nueva película.

Susan Braudy | Twitter

"Michael se desabrochó los pantalones y yo noté algo raro. Mientras elogiaba mi trabajo en el proyecto, su voz bajó como media octava. Lo miré y vi que tenía las dos manos metidas en los pantalones desabrochados.

Me di cuenta con horror de que estaba frotándose sus partes íntimas. En cuestión de segundos su voz se rompió y me pareció que tenía un orgasmo".

Braudy asegura que no dijo nada. "Estaba sorprendida de no estar deshaciéndome allí mismo a pesar de la humillación. Me di cuenta de que pensaba que podía hacer cualquier cosa que quisiera porque era mucho más poderoso que yo".

La acusación también continuaba con la forma en la que la trataba cada día, asegurando que "se burlaba de la forma en que vestía delante de otra gente o se reía cuando le pedía que controlara sus comentarios inapropiados".

Douglas ya se había referido a la historia intentando adelantarse a los acontecimientos, negando haber sido inapropiado con ella o haberla amenazado, confesando que la situación es "extremadamente dolorosa".