Scarlett Johansson volverá a formar equipo con Rupert Sanders, director de 'Ghost in the Shell: El alma de la máquina', película en la que fue protagonista. Se vuelven a unir en una nueva cinta, 'Rub & Tug', en la que Johansson interpretará a Jean Marie Gill, una mujer con identidad sexual ambivalente, que triunfó en el negocio de los 'masajes' y de la prostitución durante los 70 y 80 en Pittsburgh, pero que siempre se presentó bajo la identidad de Dante 'Tex' Gill, un hombre que fue acusado de evasión de impuestos.

El casting de Johansson en el papel ha recibido duras críticas por parte de algunos usuarios en redes sociales, provocando mucho desconcierto sobre por qué Scarlett y Sanders han vuelto a repetir los problemas que plagaron 'Ghost in the Shell: El alma de la máquina'. Esta película no tuvo mucho éxito, en parte por las críticas que recibió por elegir a una actriz occidental, Johansson, para interpretar a un personaje asiático, según informa Deadline.

Y ahora con 'Rub & Tug' pasa exactamente lo mismo, critican a la actriz porque pretende apropiarse del personaje de un hombre transgénero cuando ella es una mujer cisgénero (dicho de otra forma: heterosexual y sin disforia de género). "Scarlett Johansson es una mujer, no tiene derecho a interpretar a un hombre trans. Es transfóbico", escribía un usuario en Twitter.

 

 

El representante de Johansson, Bustle, ha querido responder en nombre de la actriz: "Díganles que vayan a preguntarle a Jeffrey Tambor, Jared Leto y Felicity Huffman". Refiriéndose a que Tambor ganó un Emmy por su interpretación de una mujer transgénero en la serie de Amazon, 'Transparent' o Leto que ganó el Oscar por 'El club del desahuciado' y Huffman que estuvo nominada por 'Transamerica'.