Se Estrena » Noticias

LLAMARON A UN MEDIUM

Salma Hayek ('Eternals') cuenta que tenía fantasmas en su casa y cómo (casi) consiguió echarlos

La actriz Salma Hayek acaba de conseguir un hito muy importante en su carrera estrenándose como superheroína en 'Eternals', pero al parecer en su vida personal ha tenido una situación un tanto surrealista.

Publicidad

Salma Hayek es una de las actrices más queridas y veteranas de Hollywood y a sus 55 años está en un momento muy especial de su carrera.

La estrella es una de las protagonistas de 'Eternals', la nueva gran producción de Marvel que cuenta con más representación y diversidad que nunca en su universo. Así lo demostraba ella misma hace unos días con un emotivo vídeo viral donde hablaba de la primera vez que vio su cara latina en el traje de superhéroe.

Ahora ha protagonizado una historia de lo más curiosa durante su aparición en el programa de Ellen DeGeneres, a la que ha contado que tiene fantasmas en casa.

"Tu casa en Londres está encantada, ¿no?", empieza Ellen.

"Digamos que estaba encantada, creo... Ya no", intenta insistir Salma con un tono sospechoso. Y es que al parecer está teniendo problemas para mantener a sus trabajadores por estos sucesos paranormales.

"¡No quiero que se vaya mi equipo! Pero no, de verdad, definitivamente no está como antes. A ver, yo no lo vi, pero alguien ya no quería trabajar allí, porque el piano... se toca solo. Y se negaba a subir a la tercera planta porque vio... En fin, yo no estaba allí... yo creo que estaba borracho", sugiere bromista. "Pero ellos juran que pasan cosas, y las luces se encienden y se apagan, y las puertas y ventanas se abren y cierran".

"¿Tú has visto algo de esto?", intenta aclarar Ellen.

"Sí, he visto algo...", responde un poco incrédula, y entonces la presentadora le pregunta a su hija Valentina, de 14 años, que está en el público, "¿tú has visto los fantasmas?", y Salma añade "Oh Dios, por favor no lo hagas.

 

"A mí me toca lo peor. Yo he visto las cosas, literales. Como dos veces", asegura su hija.

"Pero todos los demás en la casa también lo han visto", añade Salma. "Mi marido por supuesto piensa que son tonterías y yo siempre estoy como mediando en el medio. Así que dije, mira, voy a traer a alguien, aunque no sea verdad, y al menos así puede que psicológicamente piensen que se ha acabado, ¿no?", razona la actriz.

"Así que él vino, y les daba miedo el propio tipo, aunque era increíble y divertido. Y le dije, no quiero patas de conejo ni ningún animal muerto en casa, pero no, hizo como unas cosas con humo y no sé qué. Y empieza a pasar por las habitaciones diciendo, 'sí, hay una señora mayor aquí, y un niño, y esto y aquello'... Y todos entraron aún más en pánico, porque encontró como 20 o 10 sabes, así que lo empeoró", confiesa.

"Y la peor parte fue cuando esta [refiriéndose a su hija] le dice, ¿vale pero ya se ha ido no? Y le dice, 'no'. '¿Cómo que no?', '¡Es una monja! Solo estaba rezando', y ella, '¡No me importa!', y le dice, '¡hey, ella lleva aquí mucho más que tú y ella no me está diciendo que te eche a ti!'", exclama levantado la risa del público.

Finalmente Salma, intentando conservar los empleados que le quedan, asegura que ya quedan como mucho dos.

Seguro que te interesa

Salma Hayek habla del racismo que ha sufrido en carrera: "Naciste en el lado equivocado de la frontera"

Publicidad