Se Estrena » Noticias

LOS ACTORES EN OCASIONES ESTÁN OBLIGADOS A HACERLO

¿Quién dijo que engordar es malo?

Robert De Niro, George Clooney, Charlize Theron, Santiago Segura… Es considerable el número de actores que han arriesgado su salud engordando de forma exagerada por exigencias del guión. Todo parece indicar que la próxima en hacerlo será Renee Zellweger, en la tercera entrega de ‘El diario de Bridget Jones’, aunque parecer que la actriz se muestra reacia a hacerlo. ¿Veremos entonces una Bridget Jones en su peso ideal?

Renee tendrá que volver a engordar

seestrena.com Renee tendrá que volver a engordar

Publicidad

seestrena.com | Madrid
| 16.08.2011 15:55

Después de que la productora ‘Working Title Films’ haya confirmado que habrá una tercera entrega del clásico ‘El diario de Bridget Jones’ vuelve a darse la situación en la que un actor por meterse más en su papel se ve obligado a aumentar su peso.

Aunque en esta ocasión aún no está muy claro si la actriz protagonista, Renee Zellweger va a realizar la rigurosa dieta de engordamiento, con la que ha llegado incluso a comerse 20 donuts al día, ya que al término de la segunda edición reconoció que tuvo grandes problemas para adelgazar y de ahí, que según apuntan varios medios haya pedido “no tener que engordar”.

A lo largo de la historia cinematográfica esta situación se ha repetido en varias ocasiones, ya que ciertos personajes exigen un físico mucho más o menos abultado.

Un buen ejemplo de ello es el mítico boxeador Jake LaMotta, que fue campeón de los pesos medios. Por ello en ‘Ranging Bull’, su adaptación de su vida en la gran pantalla, Robert De Niro tuvo que engordar la friolera de 31,7 kilogramos. Aunque el esfuerzo y su buena interpretación recompensaron a De Niro con su segundo Oscar.

Jake LaMotta

Tampoco es fácil meterse en el papel de Robert Barnes en ‘Syriana’ y eso fue lo que le tocó a George Clooney, que tuvo que engordar una cifra ligeramente superior a los quince kilos, Al igual que De Niro, el actor estadounidense pudo dar por bueno el sufrimiento de tener que adelgazar más de una docena de kilogramos con un Oscar al mejor actor de reparto.

Por otro lado, está José Luis Torrente, un personaje al que nunca le puede faltar su mal aspecto y un físico que roza la obesidad. Por ello, a Santiago Segura cada vez que se pone el característico’ traje gris de Torrente’, se ve obligado a engordar 20 kilogramos y luego perderlos, algo que parece sencillo, ya que siempre se ve que lo consigue, pero que cómo ha reconocido el protagonista cada vez  “le cuesta más”.

Lo suyo le costó también a Jared Leto asesinar a John Lenon. Y es que además de todos los preparativos del trágico asesinato, el actor tuvo que aumentar su peso treinta kilogramos para así tener una apariencia con muchísimo odio dentro. Al término del rodaje, tuvo la difícil misión de perder el peso ganado y gracias a ello en 2011 se ha convertido en la imagen de los perfumes de Hugo Boss.

El mismo caso lo vivieron Jim Carrey en ‘Los tres chiflados’, donde no le quedó más remedio que engordar 18 kilos para dar vida al obeso Curly, y Charlize Theron en ‘Monsters’, donde se aumentó su peso en seis kilos más.

Christian Bale en 'El maquinista'

Asimismo, se han producido situaciones a la inversa, en la que los actores por exigencias del guión se han visto obligados a perder de su peso de forma considerable, Tom Hanks en 'Naúfrago' y Christian Bale en ‘The Maquinist’ son un ejemplo de ello, ya que llegaron incluso a poner en peligro su salud por el guión.

En definitiva, pese a los problemas de salud que pueden acarrear, las ‘dietas cinematográficas y de guión’ han existido y existirán, ya que como hemos podido apreciar están a la orden del día y hasta los ‘grandes’ de Hollywood se han visto obligados a hacerlas en más de una ocasión.

Publicidad