Así lo ha reconocido Tarantino en una conversación con Martin Scorsese organizada por el Sindicato de Directores de Estados Unidos, en la que Tarantino confirmó que está escribiendo un libro. "Está este personaje que estuvo en la Segunda Guerra Mundial y vio mucha sangre allí, y ahora ha vuelto a casa, en los años cincuenta, y ya no responde al cine", explicó el cineasta al director de 'El irlandés'.

"Las películas le parecen algo infantiles después de todo lo que ha visto y ha pasado. Y en lo que le concierne, las películas de Hollywood son así. Pero, entonces, de repente, empieza a conocer películas de Kurosawa y Fellini", explica el Tarantino, que también reconoce haber visto una significativa cantidad de películas de la época para nutrir su historia, imaginando cómo verlas afecta al personaje que ha creado.

"Me encuentro con una oportunidad maravillosa de, en algunas ocasiones, volver a ver algunas películas, y en otras, de ver por primera vez películas de las que he oído hablar siempre, pero desde la perspectiva de mi personaje. Así que estoy disfrutando mucho de verlas, pero también pensando '¿Cómo están afectando estas películas a mi personaje? ¿Cómo las está viendo?'", se pregunta el realizador.

Aún cambiando de medio, la obsesión de Tarantino sigue siendo la misma: el cine. Algo más que palpable en su última película, 'Érase una vez en Hollywood', donde el director hace un sentido alegato por el cine contracultural del Hollywood de finales de los sesenta y principios de los setenta. La novena cinta de Quentin Tarantino, que ha recaudado más de 350 millones de dólares en todo el mundo, va camino de convertirse en una de las más taquilleras de la filmografía de su director.