La nueva entrega de la franquicia de 'La Purga' no puede llegar en un mejor momento político. La visión que ofrece 'La primera purga: La noche de las bestias' de un futuro sin ley podría parecer hasta una alternativa envidiable a la triste realidad de la América de Trump. La precuela explica lo fácil que resultaría que la trama se hiciera realidad en Estados Unidos si las cosas no cambian.

Tras los primeros visionados de la nueva cinta de la franquicia de terror, las críticas tienen mucho que decir y es que tienen opiniones muy opuestas.

Entre las buenas críticas que ha recibido por parte de la prensa estadounidense, hay medios como Slate o The Daily Telegraph que la califican como una "primera purga tan visualmente espeluznante como sus predecesoras". Otros medios, como el New York Times, dicen de esta primera purga que "está firmemente comprometida con el poder de la resistencia, personificada por un pequeño grupo de lugareños que luchan por proteger a su comunidad".

Sin embargo, también ha habido quienes parecen no haber disfrutado tanto de esta precuela. El medio Deadline ha sido muy claro con su opinión: "'La primera purga' debería ser la ÚLTIMA purga". También IndieWire dice que "tal vez era inevitable que la franquicia diera tantas vueltas que la serpiente comenzara a morderse su propia cola".

Rolling Stone ha dicho: "¿Quién necesita un texto coherente cuando tienes que ver toda esta carnicería estadounidense?". Según estas críticas parece que la historia de 'La primera purga: La noche de las bestias' se está estirando demasiado y el resultado no es el adecuado. Sin embargo, tendremos que esperar para ver si alcanza el listón de las anteriores películas y lo supera o, por el contrario, nos decepciona.

'La primera purga: La noche de las bestias', dirigida por Gerard McMurray, llegará a los cines españoles el 6 de julio.