La familia formada por el matrimonio de Manolo y Candela y sus hijos dejan su vida en el pueblo y lo empeñan todo en una vivienda en Madrid en la que emprenderán una nueva vida. Pronto se darán cuenta de que no están solos en la casa, y que están condenados sin remedio a permanecer allí. Hace una semana te contamos todo lo que debes saber sobre la nueva película de terror de Atresmedia Cine inspirada en hechos reales, y puedes encontrarlo aquí.

Estos son los personajes principales de 'Malasaña 32'

Amparo (Begoña Vargas) es la hermana mediana de la familia, y llega a la ciudad de Madrid con la idea de buscar un futuro mejor, con muchas ilusiones, pero pronto se dará cuenta de que tiene que quedarse en casa sosteniendo el peso de la familia y cuidando de sus hermanos, que es justo lo contrario a lo que esperaba.

Manolo (Iván Marcos) es el padre, un hombre rudo, el más estricto, pero a la vez con un gran corazón, y que quiere mucho a su mujer y sus hijos, y que espera un mejor futuro para su familia en Madrid.

Candela (Bea Segura) es la madre, una mujer frágil e insegura que tiene mucho miedo, lo ha pasado muy mal en el pueblo.

Pepe (Sergio Castellanos) es el hijo mayor, un chico traumatizado, bastante hermético, tartamudo, que anda metido en un mundo interior. Se ve abrumado por todo el cambio de situación.

Rafita (Iván Renedo) es el hijo pequeño, un niño de 6 años que aporta la inocencia, cuyos juegos infantiles le llevarán a una mala conexión con la casa.

Fermín (José Luis de Madariaga) es el abuelo, un personaje que padece demencia y cuya enfermedad le ha dejado aislado en su propio mundo, pero esta condición le llevará a una conexión distinta a los demás con el otro mundo.

Lola (María Ballesteros) es una joven con parálisis cerebral que también tiene un don para conectar con el mal.

Finalmente Javier Botet interpreta al administrador de la finca, saliendo de sus papeles habituales en el cine.

Sinopsis de la película

Manolo y Candela se instalan en el madrileño barrio de Malasaña, junto a sus tres hijos y el abuelo Fermín. Atrás dejan el pueblo en busca de la prosperidad que parece ofrecerles la capital de un país que se encuentra en plena transición en 1978. Pero hay algo que la familia Olmedo no sabe: en la casa que han comprado, no están solos.