Es posible que desconozcas de lo que hablamos, por si acaso, te aclaramos que el síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que la víctima de secuestro, o persona detenida contra su propia voluntad, desarrolla una relación de complicidad con su secuestrador. Conociendo esto, ¿qué opinas de la relación entre Bella y Bestia en el clásico de Disney? ¿Padecía la joven este síndrome y por ello acabó enamorada de su captor?

Emma Watson, a quien todos conocemos como Hermione Granger de la saga 'Harry Potter' y a la que veremos a partir del 17 de marzo en cines convertida en la nueva Bella en el remake en acción real, lo tiene bastante claro.

En una entrevista con Entertainment Weekly, la joven intérprete ha negado que Bella se encontrase en ese estado mental durante su estancia en el castillo del príncipe:

"Encaja más cuando el prisionero acepta las características del captor y se enamora de él. Bella discute constantemente y de manera activa con Bestia. No encaja con alguien que tenga síndrome de Estocolmo porque mantiene su independencia y tiene libertad de pensamiento".

Y Watson añade que el personaje femenino "mantiene una lucha constante con Bestia, en el sentido de 'crees que voy a cenar contigo y que soy tu prisionera, pero nada de eso'. Y es lo bonito de esta historia de amor, parte de la amistad y el amor se construye a partir de ahí, algo que creo que es mucho más significativo que la típica historia de amor a primera vista".