Se Estrena » Noticias

ESTO SÍ QUE NO TE LO ESPERABAS

Un nuevo libro sobre Bruce Lee revela la verdadera causa de su muerte y tiene una explicación muy triste

La muerte de Bruce Lee, conocido por sus espectaculares peleas de artes marciales, sigue siendo objeto de investigación. Sigue resultando raro que, un hombre de 32 años que hacía ejercicio constantemente y era conocido por su físico tonificado, muriera tan joven. La respuesta, en su momento fue edema cerebral. Sin embargo, ahora se ha publicado un libro sobre su vida en el que se expone la verdadera causa de muerte y, sin duda, te sorprenderá.

Bruce Lee

Agencias Bruce Lee

Publicidad

seestrena.com | Madrid
| 09.07.2018 14:02

La causa de la muerte de Bruce Lee se vuelve a cuestionar, después de muchos años. Esta vez ha sido Matthew Polly, el autor de una nueva biografía llamada 'Bruce Lee: A Life', el que ha revelado la verdadera causa y tiene una explicación muy extraña y triste.

Lee colapsó el 10 de mayo de 1973, mientras grababa el diálogo para su película 'Operación Dragón'. Fue llevado a un hospital de Hong Kong donde los médicos le diagnosticaron edema cerebral. Un edema cerebral es una acumulación excesiva de líquido en el cerebro que puede causar convulsiones, coma e incluso paro respiratorio. Tras varios días en el hospital, Lee murió el 20 de julio de 1973 y se confirmó que la causa de la muerte era el edema cerebral.

Sin embargo, más tarde se investigó su muerte y se dijo que la causa era "muerte por desventura", un tipo de muerte accidental que implica cierto grado de mala suerte. Ese hallazgo incluía la posibilidad de que un factor en la muerte de Lee fuera su decisión de tomar un medicamento llamado Equagesic, que contenía aspirina y un tranquilizante.

Pero esto no es todo, porque Polly, el autor de su biografía, argumenta que la verdadera causa de la muerte podría ser un golpe de calor. Este pudo haber sido intensificado por la decisión de Lee de que le quitaran las "glándulas sudoríparas de las axilas porque sentía que cuando sudaba mucho se veía mal en pantalla", tal y como escribe Polly en su libro. "Sin estas glándulas sudoríparas, su cuerpo habría sido menos capaz de disipar el calor".

Lee, con la cantidad de ejercicio intenso que realizaba al día, murió el día más caluroso de julio de 1973. Es una explicación muy rara pero tiene más sentido del que podríamos pensar.

Publicidad