Mickey Rourke alcanzó la fama en los 80 con películas como 'Fuego en el cuerpo' y 'Nueve semanas y media', labrándose la imagen de sex symbol en la gran pantalla. Poco después, en 1994, decidió aparcar su carrera como actor y se dedicó a su otra gran pasión: el boxeo.

Fue precisamente el boxeo lo que le hizo volver al cine por la puerta grande, con su papel en 'El luchador'. Pero su adicción a la cirugía estética ha hecho que cueste reconocer al actor a día de hoy. En el vídeo podrás ver su última aparición, que ha sorprendido a sus fans.

Seguro que te interesa:

La infantil imagen de Sarah Hyland con uno de los Vengadores