La actriz sevillana Azucena Hernández, popular en la época del cine del "destape" de la Transición y que en 1986 se quedó tetrapléjica a consecuencia de un accidente de automóvil, ha fallecido este miércoles a los 59 años.

Hernández inició su carrera en el año 1978 con la cinta 'Las eróticas vacaciones de Stela' y a lo largo de casi diez años participó en títulos asociados al destape y a comedia ligera como '¡Qué gozada de divorcio!', 'Adulterio nacional' o 'Las pícaras'.

En el año 1986 trabajó en el conocido film de 'La estanquera de Vallecas' de Eloy de la Iglesia y en ese mismo año fue cuando tuvo el accidente de tráfico que la dejó en una silla de ruedas.