Se Estrena » Noticias

LO HA CONTADO ELLA MISMA

El momento surrealista en el que Zoe Kravitz conoció a Jason Momoa ('Aquaman') a solas a los 16 años

Zoe Kravitz se encuentra inmersa en el rodaje de 'The Batman', y ha adelantado que "será largo" y previsiblemente se extenderá hasta este verano. La joven ha ofrecido una larga entrevista en la que ha contado cómo fue la primera vez que vio a Jason Momoa. Y no esperábamos esta maravilla de anécdota.

Publicidad

Zoe Kravitz está instalada en Londres, donde desde hace meses prepara su papel como Catwoman para 'The Batman', dirigida por Matt Reeves y en la que compartirá pantalla y protagonismo con Robert Pattinson. Aún así, ha sacado tiempo para participar en el podcast Questlove Supreme.

Allí, ha hablado de cómo esta siendo trabajar en una producción de esa magnitud, y también ha charlado sobre su familia. Al ser preguntada por cómo fue el momento en el que conoció a su padrastro Jason Momoa, la respuesta ha sido inesperada y maravillosa. Te transcribimos sus palabras:

"Mi madre y Jason Momoa empezaron a salir cuando yo tenía 16 años. Yo estaba viviendo en Nueva York y ella en Los Angeles, y la veía cuando había vacaciones en Navidad o en primavera, cuando tenía días para ir a visitarla. Y empezaron a salir y ella se quedó embarazada y yo aún no había conocido a Jason. Él tenía que venir a Nueva York a una convención de ciencia ficción e iba a estar en la ciudad un sólo día y mi madre me llamó y me dijo 'estoy saliendo con alguien', lo cual era importante porque llevaba mucho tiempo sin estar con nadie, 'va a Nueva York y quiero que le conozcas'".

"Yo, en esa época adolescente, dije '¿qué quieres que haga?', y como estaba en el colegio hasta tarde le dije que se pasara por allí. Así que estaba allí pasando el rato con seis amigos y les conté que vendría el novio de mi madre y que tenía que saludarle. De repente llegó un coche y bajó la persona más grande y guapa que habíamos visto nunca. Y a él le encanta abrazar, así que cruzó la calle corriendo para abrazarme. ¡Y yo no le conocía! Me agarró y me levantó en peso gritando '¡Eh, qué pasa, dios mio!' y todos mis amigos le miraban desde abajo porque nunca habíamos visto a nadie así".

La joven actriz cuenta también que, cuando dijeron de irse, él se ofreció a llevarles, y acabaron en el piso de un amigo pasando el rato y bebiendo cerveza. Cuando el padre de su amigo entró en la habitación en la que estaban para traerles la merienda, encontró a los amigos de su hijo "junto a un gigante que tocaba los bongos y llevaba una cerveza en su mano". ¿Puede ser la anécdota más maravillosa".

Seguro que te interesa:

Jason Momoa, impresionado con la valentía de Zoe Kravitz

Publicidad