Megan Fox dio el salto a la fama gracias a la primera película de 'Transformers', dirigida por Michael Bay y coprotagonizada junto a Shia LaBeaouf. A partir de ese momento, la actriz ha tenido que convivir con la extrema sexualización a la que se ha visto impuesta. Este problema solo se incrementó cuando Fox protagonizó la película 'Jennifer´s Body'.

Han pasado ya 10 años desde que la actriz hizo la película de terror y gracias a ET hemos podido saber del oscuro trauma que la actriz ha tenido que cargar desde el estreno de ambas películas: "Muchas cosas me preocupaban por ese entonces, por lo que la película no era una de ellas. Porque tenía una relación bastante tensa con el público, los medios, los periodistas y estaba manejando demasiadas cosas en general. Se me juntaron muchas cosas".

La actriz explicaba que no fue únicamente la cinta: "No solo fue la película, fueron todos los días de mi vida, todo el tiempo y con todos los proyectos. No quería salir en público por sentir mucho miedo, teniendo siempre la certeza de que sería repudiada, que me gritarían o que me apedrearía… Fue un momento muy oscuro de mi vida".

"Fui una de las primeras en dar la cara en el #MeToo, explicando que la situación por la que estaba pasando no estaba bien, pero en ese momento todo el mundo estaba como, 'Bueno, que te jodan, te lo mereces'".

Tras todas las penurias por las que ha tenido que pasar, la actriz deja claro que su trabajo debería ser más reconocido: "Siempre tengo que escuchar lo mismo 'No has trabajado lo suficiente', es como 'He dado a luz y gestado a tres hijos, he salido en dos películas de reconocimiento mundial, he estado en una sitcom aclamada por la crítica, he producido un show sobre controversias arqueológicas. ¿Cómo de productiva debe ser una puta mujer para ser reconocida?'".

····

Seguro que te interesa

Mucho más mayor: Megan Fox reaparece completamente irreconocible en su nueva película