Es esta última la que le costó cara a su salud mental, al parecer. Kazuhiro Tsuji, que está nominado al Oscar por su trabajo en 'El instante más oscuro' después de llevar años retirado (fue Gary Oldman quien le pidió expresamente que volviera a usar sus increíbles habilidades), se ha sincerado sobre la "pesadilla" que fue trabajar en 'El Grinch' debido a Jim Carrey.

"En el set, Carrey era bastante mezquino con todo el mundo y al principio de la producción no podían avanzar. Después de dos semanas solo conseguimos terminar tres días del calendario de rodaje. Porque de repente desaparecía y cuando volvía todo se había deshecho. No se podía rodar nada".

La transformación de Jim Carrey en el Grinch costaba horas y horas cada día, y según Tsuji el actor ponía muchos impedimentos en su trabajo.

"Un día en el tráiler de maquillaje se puso de pie, se miró al espejo y señalando su barbilla me dijo 'este color es diferente del de ayer'. Yo estaba usando el mismo color todos los días. Él me ordenó 'arréglalo'. Y bueno, vale, lo "arreglé", ya sabes. Y era así todos los días".

Al parecer el rodaje se convirtió en una experiencia agotadora, y el artista incluso tuvo que tomarse un descanso durante la producción con la intención de que Carrey se diera cuenta de lo importante que era el trabajo de Tsuji para crear el personaje, y el plan funcionó. Poco después recibió una llamada del intérprete pidiéndole volver.

"Volví con la condición de que me ayudasen a conseguir un visado estadounidense", confiesa Tsuji. Y asegura que durante el resto del trabajo Carrey se mantuvo en la línea, pero para él, 'El Grinch' fue un punto de no retorno en su carrera. El artista comenzó a ir a terapia cuando terminaron la producción y se dio cuenta de cuánto estaba haciendo mella en él la vida de rodaje y trabajar con actores como Carrey.