Un año después de que salieran a la luz las numerosas acusaciones de abuso sexual a Kevin Spacey, el actor reapareció con un extraño vídeo en el que recuperaba a su personaje de 'House of Cards' para abordar las alegaciones.

Ahora, la estrella caída de Hollywood se ha dejado ver por primera vez al acercarse a los fotógrafos que acampan fuera de su casa para llevarles una pizza.

Pero lo que más ha llamado la atención es que Spacey lo ha dicho todo con la gorra que llevaba en el momento, como ha mostrado en exclusiva The Daily Mail.

El actor lucía muy sonriente una inscripción que dice "retirado desde 2017", tomándose con humor su situación.