La actriz Keira Knightley ha decidido sumarse a movimientos como #MeToo y 'Time's up' contando su experiencia personal en unas declaraciones a Variety.

"Puedo considerarme afortunada de no haber sufrido abusos ni acoso sexual en un set de rodaje, pero en mi vida personal, cuando he estado en bares, puedo contar cuatro veces en las que he sido asaltada y agredida. Creo que todas hemos tenido que luchar contra la enorme cantidad de monstruos", ha explicado.

Keira Knightley sostiene por tanto que este tipo de abusos no sólo se dan en Hollywood: "No somos sólo las actrices. También las profesoras o las abogadas. No estoy hablando de violación, hablo de las personas que han sido agarradas en los pubs, o que alguien al que no conocían metía una mano debajo de su falda o agarraba sus pechos".

"Lo que mas me choca de #MeToo es que ahora he hablado con amigas que no forman parte de la industria, y no había ninguna de nosotras que no hubiese sido atacada en algún momento. Nunca habíamos tenido esa conversación antes. Fue muy reveladora. Durante demasiado tiempo simplemente hemos dicho 'oh, no pasa nada, es algo normal'. Resulta aterrador que esa fuese nuestra respuesta".