Se Estrena » Noticias

La actriz sufrió mucho durante su infancia y en su llegada a Hollywood

Kate Winslet confiesa su vivencia más dura que casi le cuesta su carrera como actriz

Nadie podría pensar que Kate Winslet, una de las actrices más importantes de Hollywood, sufrió en sus propias carnes bullying en su infancia y el trato que recibió cuando llegó a Hollywood no fue mucho mejor, tanto que llegó a plantearse abandonar su carrera como intérprete. Pero, Kate siguió creyendo en sí mismo hasta superar todos sus complejos llegando a alcanzar el éxito del que hoy disfruta.

Kate Winslet junto a su premio Oscar en 2009

Gtres Kate Winslet junto a su premio Oscar en 2009

Publicidad

La oscarizada actriz Kate Winslet ha dado una charla en Londres durante el WE Day UK, donde ha confesado algunas de sus vivencias más duras, revelando que durante su infancia fue víctima de bullying: "Me acosaron en el colegio. Me llamaban Blubber y se reían de mí porque quería ser actriz. Incluso me encerraron en un armario".

Algo que no acabó cuando finalizó su etapa en el colegio, pues cuando llegó a Hollywood las cosas no cambiaron mucho al principio: "No era la más guapa y me dijeron que sería afortunada si conseguía papeles de gordas. Me decían que no era lo que estaban buscado. Esta falta de amabilidad me hizo sentir horrenda".

"Nunca tuve un cuerpo perfecto y muy raramente escuché algo positivo así que empecé a sentirme incómoda en mi propia piel. Fue duro, quería renunciar. 'Tal vez debería replantearme esto de la interpretación', me dije a mí misma, pero era mi pasión y me hacía feliz", prosigue en su discurso.

Pero, la actriz termina hablando que finalmente pudo superar esos obstáculos y lograr su sueño, porque si realmente deseas algo todo el mundo lo puedo conseguir a través del esfuerzo y las ganas: "Tuve que ignorar los comentarios negativos. Tuve que creer en mí misma. Tuve que elegir ponerme de pie y trabajar duro. Vosotros debéis ser indestructibles con aquello que amáis y creer que os lo merecéis", continúa diciendo.

"Un buen día me seleccionaron para ser ‘Rose’ en Titanic; la candidata más improbable. Kate de la tienda de sándwiches en Reading (pueblo natal de la actriz en Inglaterra) actuando en una de las mayores películas que nunca se hayan rodado. Puedes ser de cualquier sitio y puedes hacer cualquier cosa, créetelo. Es posible que superes tus miedos. '¿Qué pasa si caigo?' ¡A quién le importa! Se tú mismo", concluye así haciendo una llamada al positivismo y la esperanza que cada uno debe tener en sí mismo.

Publicidad