El actor Jamie Dornan levanta pasiones y sentimientos encontrados en Hollywood, pero ante todo siempre ha sido un hombre sincero. Pese al éxito y fama que le ha traído protagonizar 'Cincuenta Sombras de Grey' y sus secuelas, el modelo no siempre ha mostrado un gran apego por el personaje o por su trabajo en ellas.

Por eso, Dornan no ha tenido problema en abrirse sobre escenas de sexo, su interés en el sadomasoquismo y el odio que despierta en algunos sectores el proyecto.

Y de hecho, si eres una de las personas que realmente odia la franquicia, Jamie Dornan no te culpa: "Siempre he sabido que la gente tendría muchas opiniones sobre el tema, y por mucho que tenga 100 millones de fans, también hay mucha gente que no le gusta y que hacen bastante ruido".

"Cuando aceptas sabes que es un proyecto controvertido. No culpo a la gente. Yo tengo muchas opiniones sobre cosas de las que no sé mucho o a las que no les doy una oportunidad, es natural. No me va a quitar el sueño".

Dornan ha confesado también que, trabajando en las secuelas, lo cierto es que la experiencia no ha hecho que sea más fácil rodar las escenas de sexo con su co-star, Dakota Johnson.

"La gente piensa que ponen una cámara y los actores se ponen a ello y ya, pero todo está segmentado y cada una de las escenas necesita su tiempo. No hay un actor en el mundo que no piense que las escenas de sexo son incómodas".

La propia Dakota Johnson ha confesado también cómo ha cambiado su vida sexual tras rodar 'Cincuenta Sombras', y ahora es el turno de Dornan, que se ha animado a explicar también cómo esconden sus asuntos en ese tipo de escenas.

"Tienen todo tipo de trucos para proteger tus atributos. Básicamente lo pones todo en una bolsita, lo atas y te pones a ello. Es extrañísimo".

¿Y sobre el sadomasoquismo? El actor confiesa que no es lo suyo, al contrario que Christian Grey (con el que según él no se llevaría muy bien), y que de hecho estuvo como observador en un club sado para prepararse el papel.

"Fue como algo que no había experimentado nunca. [...] No es mi rollo. Siempre he sido liberal y de mente abierta y no juzgo a nadie, lo que le ponga a cada uno es asunto suyo y hay millones de maneras para encontrar placer sexual".