El éxito de Paul Hogan, el actor encargado de dar vida a este mítico personaje, cogió desprevenidos a todos, incluido a él mismo. Como muchos otros, el encasillamiento de Hogan le pasó factura y nunca pudo abandonar el personaje que le lanzó a la fama. Protagonizó dos secuelas más que pasaron inadvertidas por el público. Exceptuando algunos papeles menores, el actor ha estado lejos de ser aquél que fue en su día.

Podemos ver que a sus 77 años, lejos queda ese intrépido australiano que machete en mano enseñaba a la aventurera Sue Charlton cómo defenderse en su tierra. La ciudad finalmente parece haber pasado factura a Cocodrilo Dundee, demostrando que los pasos de la fama pueden ser más peligrosos que las fauces de un caimán.

Sin duda el tiempo pasa para todo el mundo, y 30 años pasan factura.

Paul Hogan sobrevive a los caimanes pero no al paso del tiempo | seestrena.com