En 1996, Steven Spielberg y Kate Capshaw, adoptaron una niña a la que llamaron Mikaela. Poco hemos sabido de ella durante estos años ya que siempre ha optado por un perfil discreto y alejado de las cámaras.

Ahora, a sus 23 años, ha concedido una entrevista a 'The U.S Sun' en la que habla de los traumas del pasado, ha sufrido sufrido ansiedad, anorexia, alcoholismo y tiene trastorno límite de la personalidad. También confiesa una sorprendente noticia, es actriz porno y también está interesada en empezar en el mundo del striptease.

La actriz ya ha lanzado varios vídeos de contenido sexual pero los ha borrado debido a que todavía no tiene la licencia para ejercer como trabajadora sexual en su estado, Tennessee y quiere que "todo sea legítimo".

Aún así ha comentado que no hará porno tradicional con otro hombre y centrará su carrera en el fetichismo por respeto a su prometido, ya que considerara que sería una "violación" de su intimidad. Te contamos todos los detalles en el vídeo de la noticia.