Gwyneth Paltrow denunció que Harvey Weinstein había intentado abusar de ella, y además de encontrarse en la lista de las supuestas víctimas, según se puede leer en 'She said', un libro escrito por Jodi Kanton y Megan Twohey, también fue usada por el productor como gancho para otras víctimas.

Kantor y Twohey son las dos periodistas de 'The New York Times' que hicieron públicos los supuestos abusos sexuales del dueño de Miramax.

Según denunció Paltrow en su momento, Harvey Weinstein intentó abusar de ella tras ser contratada para protagonizar 'Emma'. Ella se lo contó a Brad Pitt, su pareja en ese momento, y éste se enfrentó a Weinstein para decirle que no volviera a tocarla.

En el epílogo de 'She said', las autoras reproducen una conversación en grupo con algunas de las víctimas. Entre ellas está Paltrow, que asegura que, tras contar su testimonio, hubo mujeres que contactaron con ella para decirle que Weinstein la ponía como ejemplo de éxito, dando a entender que había aceptar sus proposiciones y que por ello le había ido bien en su carrera como actriz.

"Sentirme como un instrumento coercitivo de una violación es lo más duro de todo. De alguna manera casi me hace sentirme culpable, aunque sea ilógico", confiesa Paltrow en dicha conversación.