¿CÓMO MONTAR TU PROPIO 'MICROMECENAZGO'?

¿CÓMO MONTAR TU PROPIO 'MICROMECENAZGO'?

Guía del crowdfunder según el caso de 'Bloody West'

Vistos los problemas y las infinitas esperas que supone pedir las ayudas del ministerio, cada vez más proyectos deciden optar por el 'micromecenazgo' para autofinanciarse. Analizamos las claves del 'crowdfunding' según el caso de 'Bloody West' y de la experiencia de su director Manuel M. Velasco.

1. La idea: ¿Qué es lo que quieres hacer?

Una recaudación vía "crowdfunding" vale para cualquier proyecto, ya sea un corto, un libro o una película. "Nosotros queríamos hacer una película de terror ambientada en el Oeste, en los famosos decorados de Almería, dónde se han rodado tantas películas de 'spaghetti western' de los 60 y los 70", nos cuenta Manuel M. Velasco, futuro director de 'Bloody West'.

Una vez tienes claro el tipo de película que quieres hacer, necesitas empezar a hablar de presupuestos...

2. Optar por el 'crowdfunding'

Teniendo en cuenta "que el sistema de subvenciones del Gobierno ahora mismo está imposible", ¿qué hacer para reunir el dinero?

Actualmente, la financiación colectiva "vive un boom" en nuestro país. La mayoría de largometrajes que han visto la luz gracias al 'crowdfunding' son de corte intimista, con pocos decorados o con pocos personajes protagonistas.

Es el caso de 'Stockolm', cinta que se llevó premios a actriz para Aura Garrido y guión novel en el pasado Festival de Málaga, o el de 'El Cosmonauta', los primeros en financiarse a través del micromecenazgo. En el caso de 'Bloody West', el proyecto es mucho más ambicioso.

3. ¿En qué plataforma monto mi 'crowdfunding'?

Existen muchas opciones: Nestarter, Lanzamos o las más populares Vermaki o My Major Company. Esta última fue la elegida por Manuel: "Ha funcionado muy bien en Estados Unidos y en Francia". En todas estas webs hay dos normas muy claras. La primera es que ellos se quedan con el 10% de lo que recaudes. Y la segunda, y la más dura: Si la campaña no tiene éxito no recaudas nada y el dinero se le devuelve a cada inversor nada más llegar el cronómetro a cero.

"En la web te asesoran según tu proyecto, de cuánto tiempo tiene que durar tu campaña y sobre cuánto dinero fijarse como meta para la recaudación" nos cuenta el futuro director de 'Bloody  West'.

"Nosotros nos decidimos por hacer una campaña de tres meses a 30.000 euros", dice, aunque luego nos cuenta que con ese presupuesto no se hace una película "palomitera" como la que ellos han imaginado. Pero por algo hay que empezar…

Ana Fernández forma parte del reparto

4. Una herramienta de recaudación… y promoción

Por supuesto, el primer y mayor objetivo del crowdfunding es un interés recaudatorio, tener un mínimo de dinero para cubrir los gastos de preproducción de la película. "Pero también nos dimos cuenta cuando empezábamos a poner la película en el mapa, y con todo el elenco de actores que se fueron sumando (solo con el guión de 'Bloody West' se unieron al proyecto Ana Fernández, Marc Clotet o Miguel Ángel Muñoz) de que también nos servía como una herramienta de promoción".

"Cuando fui al Festival de Málaga me di cuenta de que la gente ya conocía la película, y eso había sido gracias a estar todo el día hablando de la película y del crowdfunding".

5. Se acabó tu vida (personal) en las redes sociales

Desde el momento en el que pongas en marcha tu "microrrecaudación, tus perfiles en las redes sociales dejan de ser tuyos: Los próximos, en este caso tres meses, serán de tu proyecto. "Deja de colgar reseñas de películas, deja de colgar fotos de tu último viaje a Gandía, vas a dedicar los próximos tres meses de tu vida a promocionar esta web", es el aviso de Manuel, y además aconseja "aprenderse el diccionario" para "cada día utilizar una palabra nueva".

"Invierte en mi película, compra este DVD que te ofrezco para que yo haga la película… Hay que involucrar al espectador, porque realmente estás haciendo la película para él".

6. La relación con los "mecenas"

La relación con los posibles inversores o "mecenas" es muy directa. Basta con crearse un perfil de usuario en la web, abrir una cuenta de correo… y prepararte para responder a cientos de correos. "Yo les he contestado a todos uno por uno", dice Manuel, que asegura haber contestado a todos y cada uno de los emails.

"Los posibles mecenas antes de invertir se lo piensan muy mucho, y quieres saber qué pasará si invierten, cuándo recibirán los DVDs o si podrán ir a la fiesta del preestreno…Yo les digo SÍ a todo".

7. El día a día de un crowdfunder

Ser un 'crowdfunder' significa hablar continuamente de tu proyecto, pero sin aburrir a la gente. “Cada día te sientes en la necesidad de contar algo nuevo, y no todos los días pasa algo nuevo, así que tu día a día consiste en inventarte algo que poder contar”. Hay que aprender a dosificar la información: posters, vídeos, entrevistas en medios de toda España y todo lo que se te ocurra para tener “material fresco” para alimentar a los posibles "mecenas".

8. ¿Y si no consigo el dinero?

No es el fin del mundo y hay que saber sobreponerse. "Si no consigues el dinero no debes desisitir de hacer tu película, aunque no conseguir el objetivo sea un mazazo", explica Manuel, que al final tampoco consiguió llegar a los 30.000 euros que se había fijado como objetivo.

"Pero si vas a hacer un corto, o a editar un libro y después de esto, tienes que ir a una editorial o una productora, con un poco de suerte y si te lo has currado y has dado mucho la lata por internet a lo mejor el editor ya conoce el proyecto", termina.

Ahora mismo el proyecto de 'Bloody West' sigue adelante y ya cuenta con productores que están preparando el rodaje de la película.

Mafalda González-Alegre | Madrid | 12/07/2013

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.