Henry Cavill posee uno de los físicos más espectaculares del cine reciente. Aún así, el intérprete de Superman, a quien también hemos visto a las órdenes de Guy Ritchie en 'Operación UNCLE' y pronto será Geralt de Rivia en 'The Witcher', fue rechazado por estar "un poco gordito".

Lo ha contado él mismo en una entrevista para el último número de Men's Health. Todo ocurrió a mitad de la década de los 2000, cuando buscaban a un nuevo James Bond y el papel acabó llevándoselo Daniel Craig. Henry Cavill ha recordado cómo fue aquel casting al que se presentó para interpretar al agente 007.

El actor británico tenía que salir de un baño envuelto en una toalla, recreando una escena mítica de una de las pelis del espía protagonizadas por Sean Connery. "Probablemente podría haberme preparado mejor. Recuerdo que el director, Martin Campbell, me dijo 'pareces un poco gordito aquí, Henry'. No sabía cómo entrenar o hacer una dieta. Y me alegro de que Martin me dijera algo, porque me gusta la sinceridad. Me ayuda a mejorar".

Seguro que te interesa:

Henry Cavill en 'La Sirenita': La foto del actor en la que todos le ven como el perfecto príncipe Eric