Muchas historias se plasmaron en la película durante los trágicos momentos del hundimiento del Titanic, pero hubo un error en la adaptación de James Cameron que tuvo consecuencias.

El error fue sobre el personaje del primer oficial a bordo, William McMaster Murdoch. En la película, el personaje intenta impedir que cientos de pasajeros desesperados desbordaran los botes salvavidas y acaba disparando a varias personas. Cuando se da cuenta de lo que ha hecho, se suicida.

Según ha publicado ABC, esta escena es un grave error histórico, ya que el verdadero Murdoch fue un héroe de la tragedia. Así lo ha explicado Jesús Ferreiro, responsable de la Fundación Titanic:

"Murdoch falleció al saltar sobre el pescante de uno de los botes salvadidas cuyas cuerdas se habían quedado atascadas. Rompió las cuerdas con un cuchillo, pero con el peso del bote lleno de personas recibió un fuerte golpe en la cabeza que le ocasionó la muerte instantánea".

Debido a este hecho, una descendiente de Murdoch denunció a James Cameron por haber difamado al marine y sus últimos momentos. El director y la productora incluso se vieron obligados a hacer una donación a una fundación con su nombre a modo de disculpa, y Cameron escribió una carta pidiendo perdón personalmente por haber manchado su memoria.