Emilia Clarke es una de las actrices del momento. Después de convertirse en un fenómeno como la Madre de Dragones de 'Juego de Tronos', la intérprete está en plena promoción de la nueva película de 'Star Wars', lo que ha dado pie a descubrir la que fue la experiencia más surrealista de su vida.

Todo empezó en enero en una subasta de una gala benéfica de Sean Penn, donde Brad Pitt estuvo dispuesto a donar 90.000 dólares para poder ver un capítulo de 'Juego de Tronos' con la mismísima Khaleesi. Finalmente no pudo ganar a la puja final de 160.000 dólares, pero pocas personas en el mundo pueden decir que Brad Pitt pujó para poder estar en su compañía.

Ahora, al preguntarle por dicha subasta, Emilia asegura que "fue la experiencia más rara de toda mi vida. Creía que mi cabeza iba a explotar. Me puse completamente roja y no podía parar de sonreír. Fue increíble. Le escribí a todo el mundo para contárselo".

Quizás ahora que se estrena 'Han Solo: Una historia de Star Wars' Brad Pitt pueda intentarlo de nuevo. Para el resto de los mortales se estrena el 24 de mayo.