Don y Margaret Livengood se casaron hace 59 años y han pasado toda su vida juntos. Don, de 84 años, y Margaret, de 80, enfermaron hace alrededor de un año de fibrosis pulmonar y cáncer respectivamente.

La pareja superó muchos problemas de salud durante todo el año hasta que en agosto tuvieron que ser ingresados. Durante su estancia en el hospital, los Livengood se negaron a estar separados y consiguieron que les pusieran en la misma habitación.

Como si del drama romántico se tratase, los abuelitos decidieron pasar juntos sus últimos momentos.

Don y Margaret Livengood fallecieron el pasado agosto y matuvieron sus manos entrelazadas hasta el final. Margaret murió a las ocho de la mañana y pocas horas después lo hacía su alma gemela, Don.

El anciano se despidió de su familia afirmando que quería llegar al cielo para "poder casarse de nuevo con su esposa".

Una preciosa historia que demuestra que, como afirmaba Noah Calhoun en 'El Diario de Noa', nuestro amor puede hacer todo lo que nos propongamos.

Don y Margaret Livengood unidos de la mano el día de su muerte | Livengood Family | Daily Mail