Ryan Gosling y Rachel McAdams conquistaron al mundo entero en su utópica relación allá por 2004, pero los expertos afirman que ser fan de esta película podría tener efectos negativos en la vida real. Tanto es así, que el psicoterapeuta Gurpreet Singh ha explicado los peligros de tomar como referencia la película.