Se Estrena » Noticias

La vida de Michael Caine

La crisis de Michael Caine y cómo Jack Nicholson le salvó de abandonarlo todo

Michael Caine estuvo a punto de abandonarlo todo, mucho antes de ganar dos Oscar y de conocer a Christopher Nolan. Ahora publica sus memorias y agradece a su amigo Jack Nicholson que le hiciera cambiar de opinión.

Jack Nicholson y Michael Caine

GTRES Jack Nicholson y Michael Caine

Publicidad

"Estaba en un punto de mi carrera en el que los guiones habían dejado de llegar, tuve que volver a la televisión", asegura Michael Caine en el prólogo de su nuevo libro 'Blowing the Bloody Doors Off: And Other Lessons in Life'. En una época en la que trabajar en la televisión era sinónimo de fracaso, el galán inglés más famoso de la época se planteó dejar la interpretación, según ha informado Entertainment Weekly.

El mayordomo del Caballero Oscuro de Christopher Nolan se resignó a aceptar que era demasiado mayor para películas románticas y, con 60 años, se trasladó a Los Ángeles con la idea de abandonar su oficio en el séptimo arte. Por suerte, también en Miami estaba otro grande del cine, Jack Nicholson. Según relata Caine en su libro, el actor de El Resplandor le convenció para no tirar la toalla y probar como actor secundario en lugar de como protagonista.

Nicholson le ofreció un papel en el nuevo thriller de Bob Rafelson, 'Sangre y Vino', que él protagonizaría. Después de su estreno, los guiones volvieron a llegar, ya no se llevaba a la chica, pero sí los premios. Ganó dos Oscar como actor secundario por 'El americano impasible' y 'Las normas de la casa de la sidra', y pudo encarnar a uno de sus personajes más reconocidos, el de Alfred, el mayordomo del Caballero Oscuro, y a partir de ese momento se convertiría en actor fetiche de Nolan.

Desde entonces, el actor británico no ha parado de trabajar y, parte de ese mérito, asegura que se lo debe a su amigo Jack.

Publicidad