Pixar Animation Studios es -si no la que más- una de las compañías de animación más importantes del mundo. En los últimos años sus proyectos han experimentado una notable separación con las historias para niños, que aún son su sello de identidad.

'Borrowed Time' es el ejemplo extremo de que la animación puede ser perfectamente sólo para adultos. Este corto de Andrew Coats y Lou Hamou-Lhadj cuenta la desgarradora historia de un sheriff que revive un hecho traumático de su pasado.

Pese a la temática, es imposible no maravillarse con la brillantez del corto, ya que su impacto emocional es precisamente lo que ha generado esta polémica. La tristeza de este western no podría ser interpretada correctamente por un niño, además de abordar sin reparos el tema del suicidio. Sin duda te deja con el corazón en un puño.

Si aún no lo has visto, dedícale apenas seis minutos de tu tiempo para juzgar por ti mismo. ¿Crees que es una declaración de intenciones de Pixar hacia una nueva era?