Bob Iger, consejero delegado de The Walt Disney Company, ha dejado de ocupar "con efectos inmediatos" el cargo que desempeñaba desde 2005 para convertirse en presidente ejecutivo de la multinacional del ocio y el entretenimiento, mientras que Bob Chapek, hasta ahora responsable del negocio de parques de la compañía, será el nuevo primer ejecutivo de la empresa.

Iger, de 69 años, que había ampliado hace dos años su contrato hasta 2021, comienza así el traspaso ordenado de poderes en el seno de Disney cuya transformación ha liderado durante sus casi 15 años al frente de la empresa, liderando las adquisiciones de Pixar, Lucasfilm, Marvel o la más reciente de 21stCentury Fox, así como el reciente lanzamiento del servicio de streaming Disney+.

Desde su posición como presidente ejecutivo, Iger seguirá siendo el máximo responsable del área creativa de la multinacional, además de seguir encabezando el consejo de administración de Disney para garantizar la transición en la dirección de la multinacional cuando finalice su mandato el 31 de diciembre de 2021. De hecho, bajo su nuevo rol de consejero delegado, Bob Chapek será el responsable directo de supervisar los distintos negocios y funciones corporativas de Disney, aunque seguirá reportando al presidente ejecutivo, Robert Iger.

"Con el exitoso lanzamiento del negocio directo al consumidor de Disney y la integración de 21st Century Fox bien encaminada, creo que es el momento óptimo para cambiar a un nuevo consejero delegado", declaró Iger, destacando la "cualificación excepcional" de Chapek para liderar el futuro de Disney.

"Bob Iger ha convertido Disney en la más admirada y exitosa empresa de medios y he tenido la fortuna de contar con un asiento de primera fila en su equipo", elogió por su parte Chapek, quien aseguró compartir con su predecesor el compromiso con la excelencia creativa, la tecnológica y la expansión internacional. "Seguiré adoptando estos mismos pilares estratégicos en el futuro", añadió.