Se Estrena » Noticias

AHORA ESTÁ SOBRIO

Ben Affleck se sentía "atrapado" en su matrimonio con Jennifer Garner y confiesa que eso le empujó a beber

Ben Affleck siempre se ha mostrado muy honesto con sus problemas de adicciones y sus malos momentos, y ahora el actor ha dado más detalles sobre el final de su matrimonio con Jennifer Garner y cómo empezó su problema con la bebida.

Publicidad

El escrutinio al que se expone a algunas estrellas de Hollywood en ocasiones puede ser demasiado. Ben Affleck es una de las estrellas cuya vida privada siempre ha estado en el punto de mira, y el actor ha capeado el temporal siempre con sinceridad.

Ahora que el intérprete parece encontrarse en un gran momento tras haberse dado una segunda oportunidad con Jennifer Lopez, la pareja irradia felicidad y complicidad en cada aparición pública.

Affleck se ha sincerado sobre su matrimonio y divorcio de Jennifer Garner y sus adicciones en el programa de Howard Stern, donde confiesa que "parte de la razón por la que empecé a beber es porque estaba atrapado".

"Yo estaba en plan, 'no puedo irme por mis hijos, pero no soy feliz, ¿qué hago?'. Y lo que hice fue que me bebí una botella entera de whiskey y me quedé dormido en el sofá, que resultó no ser la solución", reconoce sobre la recta final de su relación con Garner.

Pero Ben reconoce que no querían que ese tipo de relación "fuera el modelo que nuestros hijos veían de matrimonio".

Ben Affleck y Jennifer Garner
Ben Affleck y Jennifer Garner | Getty

"Teníamos un matrimonio que no funcionaba. Estas cosas pasan. Ella es alguien que quiero y respeto, pero con quien no debería seguir casado", revela.

"Lo hicimos amigablemente. Lo hicimos lo mejor que pudimos. ¿Tuvimos momentos de tensión? ¿Tuvimos desacuerdos por la custodia? ¿Fue difícil para nosotros? ¿Nos enfadamos? Sí, pero fundamentalmente siempre se sostuvo con respeto", reconoce el actor.

"Yo sabía que era una buena madre, y esperaba que ella pensara lo mismo de mí".

Sobre cómo su problema de adicción al alcohol evolucionó, habla del punto de inflexión donde se atrevió a pedir ayuda y fue "cuando sentí que les estaba afectando" a sus hijos.

"La cura para la adicción es sufrir, sufres lo suficiente como para que algo dentro de ti diga, 'se acabó'. Soy afortunado porque llegué a ese punto antes de perder lo más importante. No mi carrera o dinero, mi relación con mis hijos", asegura.

Y sobre su divorcio, añade muy sincero: "Si me hubiera quedado, probablemente aún estaría bebiendo". No obstante, Ben está sobrio desde hace tiempo.

"No estoy curado, pero no he querido beber ni una vez", cuenta sobre cómo lidia con su sobriedad.

Seguro que te interesa

Ben Affleck confiesa el proyecto que lo "atormenta" de su carrera: "No estoy orgulloso"

Publicidad