El cineasta Joel Schumacher se encargó de dirigir 'Batman Forever' en 1995 y su secuela 'Batman y Robin' dos años más tarde. Las dos películas fueron el mayor fracaso del superhéroe de DC hasta la fecha, algo de lo que siempre se culpó su protagonista George Clooney. Ahora, Schumacher se ha ocupado de desmentir en una entrevista para Vulture declarando que "no fue su culpa".

Además de las críticas que obtuvo la cinta se creo un gran debate sobre la sexualidad del héroe de Gotham y muchos apuntaban que Batman (Goerge Clooney) y Robin (Chris O'Donnell) eran pareja.

A pesar de ello, el creador de las cintas tenía muy clara su orientación: "Había mucha gente que lo creía, sobre todo del colectivo, porque querían que George Clooney fuera gay", admitiendo nunca pensó en el superhéroe como homosexual.

También ha confirmado que incluyó detalles de su propia forma de ser en el personaje, y es que "ellos nunca habrían dicho esas cosas si yo no fuera gay"; finalizando el tema con un claro "nunca pensé que Batman y Robin fueran gays".

Seguro que te interesa:

El querido actor que se quedó a las puertas de ser el nuevo Batman