Se Estrena » Noticias

EN UNA EXPEDICIÓN EN LA SELVA DEL CONGO

"Gritaba y me retorcía": Ashley Judd comparte las imágenes de su "agotador" rescate de 55 horas por el que casi pierde una pierna

Ashley Judd ha compartido las imágenes del "agotador" rescate de 55 horas que padeció en la selva del Congo donde sufrió un percance que acabó con su pierna rota por cuatro partes.

Publicidad

La actriz Ashley Judd se encontraba en la selva del Congo realizando expediciones para investigar bonobos, los chimpancés pigmeos, una especie en peligro de extinción.

Tras una de sus expediciones Ashley sufrió un aparatoso accidente que terminó con su pierna rota, momento en el que empezó un calvario que sufrió para poder trasladarla desde la jungla hasta un quirófano.

Judd contó en primera persona el accidente en una entrevista en directo con el periodista del New York Times que puedes ver en el vídeo de arriba. Ahora, una vez que pudo ser rescata, descansa en la unidad UCI de un hospital de Sudáfrica.

Ashley ha querido publicar a través de su cuenta de Instagram las imágenes del "agotador" rescate de 55 horas que sufrió junto a un relato donde agradece, una a una, a las personas que la ayudaron en esta complicada situación y que puedes leer a continuación:

"Amigos. Sin mis hermanos y hermanas congoleños, mi hemorragia interna probablemente me habría matado y habría perdido la pierna. Me despierto llorando de gratitud, profundamente conmovida por cada persona que contribuyó con algo que da vida y salvador del espíritu durante mi agotadora odisea de 55 horas.

Estas son algunas de sus historias. Dieumerci estiró su pierna y la puso debajo de mi pierna izquierda muy deformada para tratar de mantenerla quieta. Estaba rota por cuatro partes y tenía daños en los nervios. Dieumerci ('Gracias a Dios') permaneció sentado, sin moverse ni estremecerse, durante 5 horas en el suelo de la selva tropical. Estaba conmigo en mi dolor primordial. El fue mi testigo.

Papa Jean: Costó 5 horas, pero finalmente me encontró, miserable y salvaje en el suelo, y con calma evaluó mi pierna rota. Me dijo lo que tenía que hacer. Mordí un palo. Me aferré a Maud. Y Papá Jean, con certeza, comenzó a manipular y ajustar mis huesos rotos de vuelta a algo así como una posición en la que podría ser transportado, mientras yo gritaba y me retorcía. Cómo lo hizo tan metódicamente mientras yo era como un animal está más allá de mi comprensión. Él me salvó. ¡Y tuvo que hacer esto dos veces!. Los seis hombres que me llevaron con cuidado a la hamaca con el menor empujoncito posible, que luego caminaron durante 3 horas por un terreno accidentado sacándome. Héroes.

Didier y Maradona: Didier conducía la moto. Me senté mirando hacia atrás, su espalda mi respaldo. Cuando comenzaba a hundirme, a desmayarme, él me llamaba para restablecer mi posición y apoyarme en él. Maradona iba en la parte trasera de la moto, lo enfrenté. Sostuvo mi pierna rota debajo del talón y yo sostuve la parte superior rota con mis dos manos. Juntos hicimos esto durante 6 horas en un camino de tierra irregular, lleno de baches y picaduras que tiene barrancos por los que se escurre la lluvia durante la temporada de lluvias. Maradona fue la única persona que se ofreció como voluntario para esta tarea. Tenemos una buena amistad, discutimos los pros y los contras de la poligamia y la monogamia. ¡Le muestro dos fotos, una con su sombrero y otra con el mío, que él tanto codicia! ¡Las mujeres! Mis hermanas que me abrazaron. Ellos me bendijeron".

Publicidad