El rodaje de la última película de la saga Bourne ha transformado Tenerife durante cuatro semanas. Pintadas, pancartas, explosiones, incendios y hasta persecuciones han tenido lugar en Santa Cruz de Tenerife. Todo ello, claro está, como parte del trabajo.

Nada de esto ha sido una molestia, más bien todo lo contrario, ya que los ciudadanos querían conocer al actor principal, Matt Damon, que regresa a la saga.

El prestigioso científico Stephen Hawking, de vacaciones en la isla, quiso también acercarse al rodaje. "El director (Paul Greengrass) es un gran amante de las estrellas, no solo las de cine sino también de la astronomía, y estaba encantado de que Stephen Hawking quisiera estar allí", ha explicado Carlos Alonso, el presidente del Cabildo de Tenerife.