A mediados de los años ochenta del siglo pasado, las calles de Compton, California, se conocían por ser de las más peligrosas del país. Cinco jóvenes plasmaron lo que vivían a diario en un estilo de música de una honradez inmensa y, rebelándose contra el abuso de la autoridad, dieron voz a toda una generación hasta entonces silenciada.