Se Estrena » Noticias » Actualidad

ACCIÓN PUBLICITARIA PARA SAMSUNG

El selfie de los Oscar vale 1.000 millones de dólares... ¿Y el de Barack Obama?

El selfie que la presentadora de los Oscar Ellen DeGeneres se hizo junto a un puñado de estrellas de Hollywood, y que se convirtió en horas en la imagen más retuiteada de la historia, tendría un valor publicitario que ascendería a los 1.000 millones de dólares.

Publicidad

seestrena.com | @seestrena | Madrid
| 03.03.2014 04:19

La fotografía en cuestión -en la que la presentadora de los Oscar Ellen DeGeneres aparece junto a Brad Pitt, Angelina Jolie, Julia Roberts, Kevin Spacey, Meryl Streep, Jennifer Lawrence, Lupita Nyong'o o Bradley Cooper- formaba parte como ya se dijo de la campaña publicitaria de Samsung, uno de los patrocinadores de la gala, tras la que está Publicis Groupe, un gigante de la publicidad con sede en Paris.

El selfie que se convirtió en horas en la imagen más retuiteada de la historia, tendría un valor publicitario que ascendería a los 1.000 millones de dólares.

Su CEO, Maurice Levy, es quien ha fijado el valor de la fotografía -que fue vista por 37 millones de personas en todo el mundo, según cifras de Twitter y por los 43 millones de televidentes que siguieron la gala en vivo, solo en Estados Unidos- en una cifra que oscilaría entre los 800 y los 1.000 millones de dólares.

Selfie Obama

TAMBIÉN UN SELFIE CON OBAMA
Este brutal 'product placemen' no es la única acción publicitaria de este estilo que Publicis ha realizado para Samsung. Durante la celebración de la feria audiovisual MIPTV en Cannes, Levy también reveló que ellos estuvieron tras otro famoso y polémico selfie: el que hace pocos días se hizo Barack Obama con el famoso jugador de béisbol David Ortiz.

"Esto es algo que hicimos para Samsung. Somos nosotros quienes están tras esos dos selfies tan famosos: uno con todos los actores en los Oscar y el otro con el presidente Obama. Los dos fueron realizados por nuestro equipo", señaló.

Levy se negó, sin embargo, a entrar en detalles sobre la forma en que se consiguieron las ya célebres fotos. En el caso del selfie de los Oscar parece evidente que todo se debe al desparpajo de DeGeneres, que fue aglutinando estrellas para el selfie, pero en el de Obama y Ortiz se negó "a revelar la receta" y si se pagó o no al jugador de los Boston Red Sox. "Para nosotros son solo negocios", sentenció.

Publicidad