En Nueva York, la pequeña Maisie (Onata Aprile), con apenas 6 años, se ve involucrada en el amargo divorcio de sus padres, una estrella del rock (Julianne Moore) y un marchante de arte (Steve Coogan).