Sentaro dirige una pequeña pasteleria que sirve dorayakis (pastelitos rellenos de salsa de frijoles rojos y dulces llamada "an"). Cuando una anciana, Tokue, se ofrece a ayudarle en su cocina, él accede de mala gana.