Darlene Love no fue la única que cantó su agradecimiento, pero sí la que más pieles de gallina consiguió por butaca. La corista utilizó todos sus años de experiencia como corista para recibir el Oscar al mejor documental, que recibió en la pasada gala para sorpresa de todos aquellos que apostaban por el inquietante 'The Art of Killing'.

Esa fue la primera vez que 'A 20 pasos de la fama' dejaba sonar sus cuerdas vocales de Hollywood para el mundo, y ahora este homenaje a las coristas llega a nuestros cines.

Normalmente profesionales anónimas, a la sombra de alguna gran estrella del rock, Bruce Springsteen, Stevie Wonder, Mick Jagger o Sting se encargan de revestir de valía el trabajo de estas en su mayoría mujeres a los largo del metraje.