Resultaba bastante sospechoso que el tiempo pasara y no consiguiera distribuidora en Estados Unidos. A pesar de las ¿falsas? declaraciones de la directora culpando del retraso del estreno a su actitud perfeccionista.

El rodaje comenzó en marzo de 2012, y aunque fue largo, no tuvo más problemas que los de agenda de sus actores y directora. Todo parecía ir según lo previsto, pero el tiempo seguía pasando y no llegaba la distribución.

Gracias a THR hemos descubierto la posible razón de este rechazo hacia una película que parece venderse sola. Desde diciembre del año pasado se han realizado pases privados a las distribuidoras para intentar firmar un acuerdo, cada una con un montaje diferente. Pero ninguna llegó a convencer: "La película estaba tan editada que no tenía sentido", explicaba uno de los asistentes. Otro llegó a decir que las interpretaciones son "irregulares, particularmente la de Lawrence".

La solución para que la película no se quedara en un cajón para siempre ha sido drástica. Al no encontrar distribución, Magnolia Pictures se va ha hacer cargo de ello como empresa filial de 2929 Productions (la que ha financiado la película).

Casi un estreno por obligación que además tendrá lugar en enero de 2015, lo que significa que ni siquiera se plantean presentarla a la carrera por los Oscar. No se puede acertar siempre.

Fuera de Estados Unidos, el 13 de octubre se proyectará en el Festival de Londres y el 31 de octubre será estrenada en España.