El secreto de Jennifer Lawrence para rodar escenas comprometidas con Chris Pratt en 'Passengers' no es, ni más ni menos, que emborracharse. Lo ha contado en una charla que ha compartido con Cate Blanchett, Helen Mirren, Brie Larson, Jane Fonda, Kate Winslet, Carey Mulligan y Charlotte Rampling para The Hollywood Reporter.

"Estaba muy, pero que muy borracha", ha explicado la actriz entre risas, "pero eso me llevó a tener más ansiedad cuando llegué a casa, porque todo el rato pensaba 'pero ¿qué es lo que he hecho? Pues no lo sé'".

Lawrence confesó también el motivo de su nerviosismo. "Iba a ser mi primera vez besando a un hombre casado, y la culpa es el peor sentimiento que puede padecer tu estómago. Y sé que es mi trabajo, pero no puedo decirle eso a mi estómago".

'Passengers' estará ambientada en un futuro no muy lejano, y veremos a Chris Pratt y Jennifer Lawrence dentro de una nave espacial encargada de transportar cientos de pasajeros hasta un remoto planeta con la intención de colonizarlo.

Sin embargo y por accidente uno de ellos despierta 90 años de lo previsto, quien ante la desalentadora perspectiva de envejecer y morir solo decide, tras revisar las fichas de sus compañeros de viaje, despertar también a una hermosa mujer para que le haga compañía.