Dos policías, ideológicamente opuestos, son expedientados. La sanción consiste en ir a un remoto pueblo de las marismas a investigar la desaparición de dos adolescentes. En una comunidad anclada en el pasado, tendrán que enfrentarse a un feroz asesino.