Cuando un inmigrante, mitad checheno mitad ruso, con muestras de haber sido brutalmente torturado llega a Hamburgo para reclamar la fortuna de su padre, las agencias de seguridad alemana y estadounidense empiezan a mostrar gran interés.