Nebraska, 1855. Oeste Americano. Mary Bee Cuddy (Hilary Swank) lleva una solitaria vida en una lejana localidad del medio oeste, cuando la Iglesia la elige para llevar de regreso al mundo civilizado a tres mujeres que han perdido la razón.