Pero poco después, una espiral de violencia y corrupción atrapa a Tom y Anna como nunca podrían haber imaginado. Les persigue de cerca un traficante de drogas y un despiadado criminal que no se detiene ante nada para conseguir el dinero, salvar su reputación como mafioso y saldar viejas cuentas.