Se Estrena » Noticias » Actualidad

PRIMERA EDICIÓN | LA GALA SE CELEBRÓ EN MADRID

Así fueron los Premios Yago: La noche de los olvidados y del "chasca chasca"

¿Qué hacían en la misma sala Jesús 'El Niño' Castro, Fernando Esteso y Andrés Pajares? El "septiembre de los premios" consiguió reunir en el corazón de la modernidad madrileña a un pequeño sector del cine decidido a subsanar los olvidos de los últimos Goya. Aunque la primera edición de los Yago serán recordados, gracias a Esteso, como los Premios en los que conocimos el "chasca chasca" de Mariano Ozores.

Fernando Esteso y Andrés Pajares recogen el premio de Mariano Ozores

@Premios_Yago Fernando Esteso y Andrés Pajares recogen el premio de Mariano Ozorez

Publicidad

"No está bien que la gente os ignore. Los Goya y los que recogieron un premio sí, pero los demás no”. Para desdramatizar esta sentenciosa realidad, quede claro que esto lo dijo este jueves noche Carlos Areces antes de entregar el premio al mejor "no nominado" a Borja Cobeaga y Diego San José. Con todo lo que tal conjunción planetaria conlleva. Que es lo siguiente.

De los labios (y de un discurso escrito sobre ¿el contrato no firmado de los Goya?) del actor salió la mejor definición posible del espíritu de los Yago, premios que nacieron para subsanar “los olvidos”, llamémoslo quizá injusticias, vacíos legales en algún caso, de los galardones que cada año entrega nuestra Academia de Cine.

Uno de los casos más flagrantes fue la falta de opciones que tuvieron en la carrera de premios anual los artífices de que ‘8 apellidos vascos’ se convirtiese en la película más taquillera de nuestra historia, amén de los Goyas que se llevaron tres de sus protagonistas. Quienes por cierto, no incluyeron en sus agradecimientos a aquellos dos “guionistas rebonicos” que les habían escrito sus líneas.

"Este premio se lo dedicamos a Dani Rovira", fue lo primero que dijo Borja Cobeaga cuando ya tuvo el Yago en sus manos. Con él, Diego San José, al que muchos cambian el nombre por "el que escribe con Borja Cobeaga”. Este último (abrimos espacio para cuña) estrena este viernes 'El Negociador'. No os olvidéis.

No fue el único desquite de la ceremonia, más bien cásual, que se celebró en el Bar Picnic de Madrid, epicentro del moderneo capitalino para que me entiendan los foráneos. Después vino el turno de Carlos Vermut, el "nominado no ganador".

"Sueño con un futuro en el que los Goya den los premios que los Yago no dieron", dijo el director de 'Magical Girl', antes de contar que la Concha de Plata que ganó en San Sebastián (todo lo que vino después de aquello fueron nominaciones no consumadas) es reutilizable como cenicero. Que no es que lo haya probado, pero que podría "porque viene con unos surcos para que la puedas apoyar en la mesa". En deuda dejó pensar una utilidad alternativa para el Yago, que tiene forma de trompetilla para sordos.

Diego San José y Borja Cobega con el Yoga

Y aquí viene el momento más épico de la noche: El del premio honorífico a Mariano Ozores, o el que pasará a la historia como el premio del "chasca chasca".

La culpa fue de Fernando Esteso y de Andrés Pajares (momento histórico verlos levantando el premio para el director de 'Los Bingueros').

El primero presentaba el premio, el segundo lo recogía. Esteso empieza a hablar de la familia Ozores, Pajares le corrige desde bambalinas. Se gritan un poco. A Esteso se le baja el micro continuamente. Por Dios que alguien se lo coloque. Sale el presentador. Y es entonces cuando empieza a recordar las maniobras magistrales de Ozores en los rodajes.

"Él rodaba más rápido poniendo dos cámaras, una para cada actor, y así, "chasca chasca"(lo repitió varias veces con entusiasmo), se grababa la secuencia del tirón". Lo que viene a ser un plano-contraplano de manual. Pero ahí está. Ni Lars Von Trier lo habría definido mejor. "Chasca chasca".

Luego salió Pajares para mejorarlo. "Yo tengo un Goya pero no sé dónde está", dijo antes de homenajear al director: "Ozores es el hombre que más ha hecho reír en el mundo junto con Woody Allen y Billy Wilder".

En esta "reválida" de los Goya solo quedaba entregar el premio a esas profesionales que no tienen la oportunidad de ganar un ídem, básicamente porque no existe una categoría para ello. Jesús Castro fue el encargado de darle el Yago a la muy emocionadas Yolanda Serrano y Eva Leira,  directoras de casting de 'El Niño', '8 apellidos Vascos' y 'La Isla Mínima'.

Así fue la noche. Y como ya están todos los juegos de palabras con las letras G O Y A (el creador del festival, Santi Alverú, decía que aún quedaba libre la posibilidad de unos premios "Oyga"), ahora sí, damos por terminada la temporada de galardones y demás festejos de cine.

A partir de este jueves, los cinéfilos harán porras apostando por los 'loosers' del año, y en las escuelas de cine se enseñará la legendaria técnica del "chasca chasca". En un año lo sabremos.

Publicidad