Se Estrena » Noticias » Actualidad

Sabíamos que volverían, y que no estaríamos preparados.

Aluvión de secuelas: Las 7 diferencias entre las dos 'Independence Day'

Este viernes se estrena en nuestras salas la secuela de 'Independence Day', aquella mítica película en la que Will Smith nos salvaba del ataque alienígena. ¿Qué diferencias guarda la nueva con la original?

Will Smith y Liam Hemsworth, los héroes de 'Independence Day'

seestrena.com Will Smith y Liam Hemsworth, los héroes de 'Independence Day'

Publicidad

Manuel M. Velasco | Madrid
| 27.06.2016 16:27

En 1996 se estrenaba una de las mejores películas de invasiones alienígenas de todos los tiempos. No lo digo yo, lo dijo Spielberg (que retrasó varios años su adaptación de 'La Guerra de los Mundos' cuando la vio y, no sólo se lo pasó en grande, sino que le pareció innecesario contar en ese momento otra vez lo mismo). De hecho Roland Emmerich planteó su película como un cruce entre precisamente las dos mejores películas espaciales de la Historia: 'La Guerra de las Galaxias' y 'Encuentros en la Tercera Fase', de Lucas y Spielberg, respectivamente, y ambas de 1977... ¡¡¡vaya año!!!).

A su socio por aquel entonces, Dean Devlin, y a él se les ocurrió este cruce entre nostalgia ochentasetentera y futuro digitalnoventero mientras promocionaban 'Stargate' (recuerda, la de los alienígenas en ese Egipto distopicoanacrónico). En una rueda de prensa un periodista le preguntó al director alemán de 'Soldado Universal' si creía en los extraterrestres... y dijo que sí (y pensó que ya tenía su siguiente película, y que su futura adaptación de `Godzilla´ tendría que esperar un par de años más).

La estructura de aquélla funcionaba como un tiro. Eran tres actos de manual. 2 de julio, llegada de los aliens. 3 de julio, ataque de los aliens. 4 de julio, nuestro contraataque a los aliens. El tercer acto era, efectivamente, "el día de la Independencia". Lo hacían coincidir con el día en el que los estadounidenses les dan el #Brexit a los ingleses (qué ironías de la vida todo ahora, ¿no?) y el presidente Bill Pullman ("Thomas J. Whitmore") se marcaba un discurso con música de fondo de David Arnold con el que los espectadores americanos aplaudían en cada proyección (fui testigo de ello al verla en un cine de Manhattan, NYC).

Han pasado 20 años tanto en el tiempo real entre las dos historias, como en nuestras vidas reales. Pero... ¿qué ha cambiado? Veamos.

1. Will Smith ya no está

Quizá es la diferencia de casting más notable. Siempre se negó a una secuela, y ésta no llegaba a hacerse porque los "suits" de Hollywood (como llaman allí a los ejecutivos de "traje y corbata") la veían imposible sin él. Eran los 2000 y el protagonista de 'Men in Black' seguía con esa franquicia también siendo nuestra principal línea de defensa contra invasiones de otro mundo. Pero estamos en otra década, y el otrora `Príncipe de Bel-Air´ ya no tiene el peso en taquilla de antaño, así que, aunque se ha seguido negando en participar en la inevitable secuela, Hollywood se ha lanzado a seguir sin él. ¿Cómo se resuelve su falta argumentalmente? Lo descubrirás este viernes. Los demás vuelven todos, o casi todos, menos, por ejemplo, el personaje que interpretaba Mary McDonnell, la novia medioindia de Kevin Costner en `Bailando con Lobos´, que ya sabes que en la primera invasión... Bueno, no te hago spoilers por si no has visto AÚN la primera entrega.

2. La música es ahora de Harald Kloser

David Arnold fue el músico de tres películas seguidas de Roland Emmerich: 'Stargate', 'Independence Day' y 'Godzilla'. El músico británico, que luego hizo también varias películas de James Bond seguidas hasta que el tándem Sam Mendes / Thomas Newman se adueñó de la franquicia con 'Skyfall' y 'Spectre' (las de Arnold fueron, tras el horror que supuso la música de Eric Serra para 'Golden Eye', 'El Mañana Nunca Muere', 'El Mundo no es Suficiente', 'Muere Otro Día', 'Casino Royale' y 'Quantum of Solace'). Parecía que tras el paréntesis que fue fichar al genio de John Williams, palabras mayores, para aquella aventura patriótica con Mel Gibson de 'El Patriota' (curioso que el director más patriota sea un alemán, ¿no, Donald Trump?) Emmerich volvería con Arnold... pero no. Harald Kloser entra en su vida con las aventuras catastrofistas de 'El Día de Mañana', '2012' y compañía, y ya se queda. Colabora también ahora con él Thomas Wanker, tras otras colaboraciones juntos como '10.000' o 'Asalto al Poder'.

3. La promo es ahora digital

Si introduces la siguiente dirección en tu navegador (www.independencedaymystreet.com) puedes ver cómo quedaría tu calle, o la que quieras, tras un devastador ataque alienígena. A ver, la cosa no está sentando demasiado bien. El World Trade Center se parece demasiado a cómo quedó tras el ataque del 11/S. Pero es divertido ver cómo quedaría tu calle, sí (¡Dios mío, la mía es demasiado realista!) o ver cómo acabaría la de ése que te cae tan mal (no, si pones "la calle de mi suegra" no te sale nada, tienes que poner una dirección de verdad). En 1996, el Neolítico para estas cosas, ya había internet, cierto, pero sólo lo usabas para mandar E-Mails con esa dirección asignada por Teleline llena de números largos (y en la web oficial de la película salía Brent Spiner (el Dr. Okum del Área 51), el que era "Data" en las pelis / serie de 'Star Trek: La Nueva Generación', explicándote que iba a haber un ataque, que era inminente, que la nave rescatada se había puesto a emitir pitiditos raros... y que nadie le creía, como siempre pasa con estas cosas).

4. Se ha doblado el presupuesto

La vida, 20 años después, es más cara, y los FX son mucho más digitales que antaño (las maquetas de la primera eran tan espectaculares que le valieron el Oscar a sus creadores), pero es significativo que la primera costara 75 millones de dólares, y la segunda haya tenido que reunir 165 para completarse.

5. La recaudación, hasta la fecha, ha sido de la mitad

Sólo tenemos un fin de semana para analizar esta cifra, la película se estrenó este pasado finde en Estados Unidos nada más. Pero, de cualquier forma, es curioso que una película llamada 'Independence Day' se estrenara en 1996 el fin de semana posterior a su Fiesta Nacional, y ahora el anterior. En cualquier caso, la primera hizo en esos primeros días de exhibición, sólo en Estados Unidos, 96 millones de dólares (en 2.977 pantallas), y ahora 41 (en 4.068). Siempre hay que mirar estos datos tratando de ajustar la inflación que tan bien hacen algunas webs como www.boxofficemojo.com y similares (lo ideal sería comprobar el número de entradas vendidas). Lo que está claro es que la película del momento que arrasa es 'Buscando a Dory', pero es un público más familiar. Este fin de semana próximo de calor y fuegos artificiales es muy proclive a grande estrenos (los grandes estudios se lo reservan con años de antelación, es de los más potentes en América, y en las promos carísimas de la SuperBowl la frase "estreno ID4" es una garantía de palomitas y pirotecnia). Es casi seguro que esta nueva entrega de `Independence Day´ apele al patriotismo y al gran espectáculo y supere la barrera psicológica de los 100 millones de dólares en taquilla doméstica (que sigue midiendo, de alguna manera, el relativo éxito o fracaso de los blockbusters americanos). Por cierto, meses después, cuando se retiró de las salas la primera entrega el 12 de enero de 1997, la primera película había hecho en la taquilla americana 306 millones, 511 en todo el mundo.

6. Esta segunda parte no se proyectó para críticos americanos

No ha habido "pases de prensa" en Estados Unidos. Los críticos han tenido que descubrirla al mismo tiempo que los espectadores "civiles". Esto, generalmente, no es buena señal. Es sinónimo de "miedo" por parte de los grandes estudios, que temen que la crítica la destrozará y la taquilla se resentirá por las "reviews" negativas. Es, de todas formas, un tipo de cine que suele dar lo que promete (aviones terrícolas contra naves alienígenas y poco más, tampoco nos volvamos locos pidiéndole peras al olmo), pero es sintomático. El 'Hércules' de 2014 con Dwayne 'La Roca' Johnson o la segunda parte de 'G.I. Joe' de 2009 (las dos muy flojas) son dos ejemplos recientes que tampoco se presentaron antes ante la prensa. Sin embargo a la crítica americana le está pareciendo bien la peli: el Hollywood Reporter la ha calificado como de "utterly ridiculous but also rollicking good fun" ("absolutamente ridícula pero tremendamente divertida"). Yo es que no le pido más, ¿y tú?

7. Vamos al grano antes

Sin desvelarte mucho de la nueva trama (que vuelven es evidente, si no, para empezar, ni habría película (una reunión de señores diciendo "¿te acuerdas cuando el planeta batalló contra alienígenas?" no da para dos horas de película) ni se llamaría 'Resurgence / Contraataque') ya sabes que el espectador, con el tiempo, se vuelve más impaciente para que pasen cosas. La audiencia de hoy no es la misma que la de hace 20 años. Ven GIF´s y todo tipo de vídeos cortos en su móvil donde, lo que pasa, pasa enseguida. Cierto es que el ritmo cinematográfico sigue siendo más lento que el televisivo, pues ya que has pagado tu entrada de cine en la sala eres más paciente que en tu casa, en la tele, con el mando a distancia al lado para pulsar un botón en cuanto algo te aburre lo mínimo. En cualquier caso, en la primera entrega los creadores Devlin / Emmerich tomaron como referente, como no podía ser de otra manera, los clásicos de catástrofes de los 70; en concreto 'El Coloso en Llamas', de John Guillermin / Irwin Allen, la mejor muestra del género.

En 1974 la estrella del momento, Steve McQueen, no entraba en escena como el jefe de bomberos de San Francisco para intentar apagar el incendio del desmedido rascacielos de cristal hasta bien empezado el metraje (sí, compartía crédito de protagonista en una hábil disposición de nombres en imagen por contrato con la otra estrella, Paul Newman, el arquitecto, que sí salía desde el principio viajando en helicóptero). Digo esto porque Will Smith, la "estrella" de la primera, el valiente piloto, no empezaba a dar guerra hasta pasado un buen rato (su primera escena era yendo al W.C. mientras la Humanidad entera ya tenía una gigantesca nave nodriza en su ciudad). Ahora no, ahora enseguida empieza la verbena... pero, una vez más, no te diré nada para que lo descubras (y lo disfrutes) este fin de semana. La duda de si estábamos solos en el Universo... vuelve a quedar despejada.

Publicidad