Sarah y Scott son un matrimonio que se dedica al estudio de los tiburones blancos. Tienen dos hijos gemelos de 5 años. En una de sus expediciones Sarah está a punto de ser devorada por un tiburón. Scott que podría haber disparado al animal se niega a hacerlo.