Las mascotas son una parte importante del mundo mágico, y cada joven mago parece elegir una al embarcarse en su educación en Hogwarts. En 'Harry Potter y el prisionero de Azkaban', la nueva mascota de Hermione, Crookshanks, tiene bastante protagonismo.

Descrita en un primer momento como "un gato muy grande o un tigre pequeño", el felino se pasa la trama tratando de cazar a Scabbers, la rata de Ron que resulta ser Colagusano en su forma de animago.

Pero la perspicacia del gato va mucho más allá, y es que J.K. Rowling ha confirmado de que se trata de un medio Kneazle, una criatura mágica con similitudes con el gato o zorro común que tiene habilidades de resolver problemas y reconoce cualquier tipo de disfraz sospechoso aunque esté ocultado con magia.

Los dueños de Kneazles de pura raza deben tener una licencia para tenerlos de mascota por su alto poder e inteligencia. Parece la mascota perfecta para alguien como Hermione, ¿verdad?

· · ·

Seguro que te interesa

"No soy suficientemente fuerte": El miedo de Daniel Radcliffe sobre lo que los fans de 'Harry Potter' quieren que haga