Tras el fallecimiento de Richard Harris tras rodar 'Harry Potter y la cámara secreta', Warner Bros tuvo que buscar a otro intérprete para que hiciese del profesor Dumbledore en el resto de películas, y una de las primeras opciones fue Ian McKellen. Así es, se consideró a Gandalf para interpretar a Dumbledore. No obstante, McKellen rechazó la oferta porque le parecía "inapropiado" hacerse con el trabajo del actor fallecido.

Al igual que McKellen, la actriz Tilda Swinton también estuvo apunto de aparecer en 'Harry Potter y el prisionero de Azkaban' como la profesora Trelawney, aunque su apretada agenda se lo impidió. Además, ya conocemos la aversión de Swinton por la saga mágica, a la que acusó de promover una parte muy negativa de la educación infantil, pues la actriz tuvo malas experiencias personales. Hugh Grant, quien iba interpretar a Gilderoy Lockhart, también se quedó sin el papel por falta de tiempo.

Tim Roth, por su parte, tuvo que elegir entre interpretar al profesor Severus Snape o participar en el remake de 'El planeta de los simios'. Roth acabó decantándose por la película de Tim Burton.

El caso de Helen McCrory es especial, pues si bien apareció en la saga interpretando a la madre de Draco Malfoy, antes de ello tenía asegurado un papel diferente. En un principio McCrory había conseguido el rol de la mortífaga Bellatrix Lestrange, pero su embarazo hizo que cediese su puesto a favor de Helena Bonham Carter. No obstante, los productores invitaron a volver a McCrory con el papel en el que todos la conocemos.

Además, ¿sabías que la escritora de la saga 'Harry Potter' estuvo a punto de aparecer en la primera película? La dirección de 'Harry Potter y la piedra filosofal' ofreció a J.K Rowling el papel de Lily Potter, la madre de Harry, para la escena del Espejo de Oesed. Sin embargo, la escritora lo rechazó por miedo a "estropearla de alguna forma". ¿Te hubiese gustado ver este cameo? Ciertamente hubiera sido legendario (y los míticos ojos los tenía).